Tus entidades bancarias y cómo blindar la liquidez de tu negocio

Tus entidades bancarias y cómo blindar la liquidez de tu negocio

3 pasos importantes para mejorar la salud financiera de tu empresa

Un aliado principal en épocas complicadas es el banco. Tener una buena relación con éste, y sobre todo estar seguro de que tu banco es la mejor opción entre la oferta, es algo muy relevante. Pero... ¿qué pueden aportarnos los bancos a corto plazo?

Si no lo has hecho ya, infórmate con tu banco (y otros bancos para comparar condiciones) para los siguientes puntos:

1. Obtén una tarjeta de crédito para tu negocio: Para la mayoría de gastos del día a día, podrás pagar con la tarjeta de crédito dilatando estos pagos 30 días sobre tu tesorería. En función de la valoración crediticia de tu negocio, conseguirás diferentes límites para las tarjetas, analiza bien las diferentes opciones que te ofrece cada banco y escoge la que mejores condiciones te ofrezca. Y recuerda, paga siempre a tiempo el balance de tus tarjetas de crédito para evitar penalizaciones y que tu valoración crediticia empeore.

2. Abre una cuenta de ahorro con buen interés: Si estás en una posición en la que puedes permitir que tu negocio separe dinero de forma regular, busca una buena cuenta de ahorro que te de las mejores tasas de interés sobre el dinero que vaya ahorrando tu negocio.

Reserva tu demo en Orama

3. ¿Necesitas una línea de crédito? Prepárate adecuadamente. Con un plan de tesorería elaborado podrás visualizar cuándo necesitará tu negocio una inyección de liquidez para continuar operativo, y de qué cantidad necesitará ser la línea de crédito para sobrevivir los próximos meses. Además, cuando llames a la puerta de los bancos, tendrás que argumentar tu futura solvencia, y una previsión de tesorería a largo plazo podrá proporcionar información suficiente para asegurar la financiación de la que puedas ser elegible. Recuerda siempre pedir un importe con margen suficiente para poder seguir respondiendo ante imprevistos que aún no hayas podido contemplar.

¿Sabes si necesitarás financiación en los próximos 12 meses? ¿Cuánto exactamente? ¿Y en qué momento? No esperes a que lleguen las sorpresas, crea tus previsiones y mantén las riendas de tu negocio conociendo bien qué pasará con tu tesorería futura.

¿No sabes por dónde empezar? Un bueno punto de partida es que hables con uno de nuestros expertos para explicarte cómo puede ayudarte Orama.

También te puede interesar