Simulación de escenarios: Creando proyecciones en tiempos de COVID

Simulación de escenarios: Creando proyecciones en tiempos de COVID

Los tiempos han cambiado radicalmente con la llegada del COVID, y la forma de crear previsiones de tu negocio, también. Son pocos los negocios que no se han visto afectados por esta situación. 

Las hipótesis que habías tomado inicialmente seguramente estén desactualizadas, los números han cambiado drásticamente.

Lo que antes podías considerar como una buena práctica para controlar tu negocio, ahora se ha convertido en un proceso crítico para mantener la empresa a flote. Planificar el futuro de la Caja de tu negocio ha pasado a ser uno de los procesos más importantes de tu empresa, unas previsiones ajustadas permitirán a tu negocio actuar de forma ágil estando alerta a lo que sucederá.

 

Ajustando tus hipótesis

Lo que es casi seguro, es que tu negocio se ha visto afectado por el COVID, ya sea por poner en mayor riesgo a tu empresa, o bien por haber creado una oportunidad de negocio. Por tanto, ajustar las previsiones de tu empresa será uno de los procesos más importantes en la situación en la que nos encontramos.

El primer paso debería ser revisar tus hipótesis o suposiciones. Y sí, has realizado muchas hipótesis para tener tus previsiones iniciales. Quizás tengas algunas muy claras en mente, pero muchas otras estarán algo más ocultas. Es muy importante que, lo primero, identifiques esas hipótesis para poder ajustarlas y actualizar tus previsiones entendiendo cómo se han visto afectadas por la situación actual.

Estas suposiciones son una de las herramientas más importantes para crear tus previsiones, y deberás afinarlas tanto como te sea posible tomando una visión realista del mercado.

En situaciones normales puede ser suficiente hacer estimaciones sin más, pero en la situación actual deben haber datos reales dando soporte a tus hipótesis, y por tanto a tus previsiones.

 

Analiza tus números

Revisa tus números, entiende cómo han evolucionado en estos meses tan complicados. Revisa con detenimiento a tus clientes, y analiza cuáles lo están haciendo bien, y cuáles están teniendo más dificultades. Aquellos que tienen complicaciones, lo más seguro es que las sigan teniendo en el futuro.

Ten cuidado, los clientes que parece que están más desahogados quizás hayan tenido la liquidez suficiente hasta el momento para capear el temporal, pero pueden empezar a tener mayores dificultades en cualquier momento. Cuanto más tiempo pasa, más probabilidades hay de que más clientes pasen momentos difíciles, y es crucial identificar estas situaciones para representarlas en las previsiones de tu negocio. Como siempre decimos, las sorpresas en las previsiones de caja no son buenas.

Una forma sencilla de identificar clientes con posibles complicaciones, es revisar las fechas de pago de las últimas facturas y encontrar retrasos en los pagos, o incluso reducciones en las facturas si sueles tener una facturación atada a volumen.

Y... ¿qué hay de tus ventas? Lo más probable es que hayas cambiado la forma de comercializar en tu empresa, y las opciones de que tu nuevo sistema de ventas obtenga los mismos resultados que antes… son mínimas. Debes analizar cada paso del embudo de ventas para ajustar tus previsiones, desde el canal de captación, hasta la propia conversión en cada fase del embudo. Cuanto más afines cada uno de estos pasos, más robustas serán tus previsiones.

Te ayudará ver cómo han evolucionado las métricas clave de tu negocio, ya sea la conversión a venta por cada reunión con cliente, los costes asignados a cada cliente, o cualquier otra métrica relevante en tu negocio.

Reserva tu demo en Orama

 

Planifica

Una vez tengas claros los números de estos últimos meses y los cambios más significativos, empieza a planificar tus previsiones. Y no, no serán estáticas, tendrás que estar atento a los cambios que vayan surgiendo para adaptar tus previsiones nuevamente a cada situación.

Recuerda tener en cuenta en tus previsiones de caja las fechas de pago o cobro estimadas de las facturas, y aplicar los periodos de cobro más realistas posibles que hayas identificado previamente. 

Una vez que tengas todo plasmado correctamente, podrás visualizar dónde debes ajustar gastos, dónde puedes ampliarlos, y si necesitarás financiación en los próximos meses. Cuanto antes identifiques tus necesidades y problemas futuros, antes podrás ponerte manos a la obra para resolverlos.

 

Actúa de forma ágil y con confianza

Es importante seas ágil a la hora de crear, modificar, y mantener al día tus previsiones, y que estas te permitan dirigir tu negocio con confianza. Si quieres que tus previsiones sean más afinadas, sencillas de hacer y de mantener, simular distintos escenarios… prueba a usar Orama, y obtén el control del futuro de tu negocio.

Post relacionados

No items found.

También te puede interesar